Compartir

Tiempos Modernos

La sociedad no descansa. A lo largo de la Historia vemos como su máxima obsesión ha sido avanzar hacia el progreso. Que palabra tan cargada de significado para el Hombre, ¿verdad?Progreso debería ser la evolución natural hacía un mundo mejor. Pero, ¿conseguir ese mundo mejor significa que aquellos que viven el presente tienen que sacrificarse hasta la extenuación por esa idea? Si no hay más remedio, sí. Nuestros hijos lo merecen.



La sociedad no descansa. A lo largo de la Historia vemos como su máxima obsesión ha sido avanzar hacia el progreso. Que palabra tan cargada de significado para el Hombre, ¿verdad?Progreso debería ser la evolución natural hacía un mundo mejor. Pero, ¿conseguir ese mundo mejor significa que aquellos que viven el presente tienen que sacrificarse hasta la extenuación por esa idea? Si no hay más remedio, sí. Nuestros hijos lo merecen.

No obstante, siempre hay más opciones pero para ello necesitamos imaginación porque como decía Ortega y Gasset “es el poder liberador que el hombre tiene” y de esta manera es como mejor fluyen los pensamientos. Pero el progreso no da tregua… ¿o sí? Chaplin en su obra magistral Tiempos Modernos presenta el drama que la mayoría de las personas vivieron construyendo ese progreso que puso en marcha la Revolución Industrial. Han pasado muchos años y aún hoy quedan coletazos de este período. La memoria social, tampoco descansa. Pero de eso ya lo hablaremos en otro Editorial… Hoy de lo que quiero hablar es de la Revolución Tecnológica que nos ha tocado vivir, de como ha cambiado la comunicación y sobre todo de como ha afectado a nuestra Industria.

Es curioso como ese progreso tecnológico ha cambiado nuestros hábitos y ha influido en nuestras relaciones sociales. Hay que estar muy atentos porque lo que hemos ganado en cantidad podemos perderlo en profundidad. Es decir, hay que tener cuidado porque la herramienta que nos abre las puertas del mundo virtual es la misma que nos las puede cerrar al mundo sensorial. Antes los chavales jugaban al rescate, al churro media manga manga entera… ahora quedan para mirar cada uno su móvil… Lo único que no ha variado es que a unos y a otros les entusiasma jugar a las “maquinitas”. Juegos de destreza, de habilidad, deportivos, de aventuras, de estrategia, simuladores de conducción, de disparo… Los Salones Recreativos siguen aportando ese plus social en el que los adolescentes compiten por escribir su nombre en el High-Score. Pero, ¿qué pasa con los adultos? ¿Cómo ha afectado esa Revolución Tecnológica al mundo del Azar? Pues no les descubro nada si digo que una Revolución Tecnológica a golpe de Reglamento y Tasa es imposible que pueda evolucionar en los tiempos e ideas naturales en los que se miden las revoluciones.

Esa lentitud e imposición institucional ha provocado siempre un desfase tan grande entre el Sector y los Jugadores que nos hace reflexionar sobre la diferencia de ese falso progreso que nos ha tocado vivir y ese verdadero por el que siempre hemos luchado. Y es que no podemos dormir tranquilos mientras se siga identificando al Jugador con aquel obrero encarnado por Charlot y doblegando al Empresario a mantener su imaginación a raya.

NO. No vamos a mantenernos al margen. Tengan todos por seguro que en esta nueva etapa no vamos a dejar de cumplir con nuestras obligaciones como medio de comunicación comprometido con los valores y la misión periodística ni, por supuesto, vamos a dejar de apoyar a una Industria a la que pertenecemos, porque como decían los hermanos Sanahuja: “lo hemos mamao” y a eso, por principios, no se puede renunciar. Tan solo se puede intentar mejorar con humildad y respeto porque como, por otro lado, decía su padre, Jaime Sanahuja refiriéndose a la creación de máquinas: “Solo haz una copia si vas a mejorarla”.

Compartir
NOVOMATIC

7 Comentarios

  1. Me ha gustado mucho este primer artículo como nueva editora de AZARPLUS.Se nota un estilo muy diferente al de Ortega y,si me apuran,diría también que más sensatez.

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre