Compartir

Difundimos el sexto artículo de José Antonio Gómez Yañez sobre "El Cliente, ese gran desconocido"

Máquinas en los bares: tiempo de funcionamiento (y su trastienda)

Jóse Antonio Gómez Yáñez

En la nota anterior se describió el comportamiento del cliente de las máquinas “B”  en los bares, la conclusión era que el tiempo y dinero dedicado a ellas son propias de un simple pasatiempo (y desmentían el discurso catastrofista de los “cruzados morales” habituales). Son meramente máquinas recreativas, como siempre se han considerado en las normativas, en las que juega quien quiere.

En esta nota se va a describir lo mismo desde el punto de vista de “la máquina”. En 2019, antes de la pandemia, se hizo el pilotaje de un nuevo modelo (bastante exitoso, por cierto). Consistió en el seguimiento de 20 máquinas en 20 bares sobre 468 días de funcionamiento.

“Las partidas que se echan en las máquinas de los bares suman el 5,5% del tiempo que están conectadas”

Las conclusiones fueron las siguientes, aunque pueden tener variaciones en función de modelo, bar o zona geográfica:

  • Las máquinas estuvieron “encendidas” en los bares una media de 13,11 horas/día. Aunque hay diferencias entre los bares.
  • El tiempo de funcionamiento, es decir, en partidas de los clientes, fue de 43,2 minutos/día. Había diferencias sensibles, entre 24 y 70 minutos/día, dependiendo de los bares.
  • Por tanto, sólo el 5,5% del tiempo de conexión es utilizado por los clientes.

“El tiempo de juego habitual es menos de cinco minutos”

El dato indica que pese al tiempo en que están conectadas, las utilizando sólo los clientes que quieren, cuándo y el tiempo que quieren, son una oferta pasiva a precio asequible, para nada agresiva o presionante con los clientes de los bares que no desean jugar con ellas. Se asumen como parte del mobiliario de los bares de autónomos. Estas son cosas conocidas y obvias, pero tal vez haya que decirlas (teclearlas).

“Las máquinas B son parte del decorado de los bares de autónomos”

Se puede decir que las máquinas se han incorporado al decorado de estos bares y son una oferta de entretenimiento a disposición de sus clientes. Conviene recordar que el tiempo de juego habitual de los clientes es de menos de cinco minutos, y la cantidad que juegan 3€. Los que exceden de estas medianas juegan tiempos limitados, en los que lo que buscan es tiempo de entretenimiento con máquinas atractivas que les distraigan. Quizá convenga recordar que cada uno tiene derecho a entretenerse como quiera y, en los bares en los que hay más de una máquina, puede elegir la que quieran.

“Las máquinas B sostienen bares y puestos de trabajo y son la base de una industria”

La trastienda de estas máquinas

Estas máquinas son una fuente de ingresos regulares de los bares que no forman parte de la “gran hostelería”, en muchos casos, estos ingresos son imprescindibles para que el bar siga abierto o para que se sostengan puestos de trabajo (camareros, cocineros, etc.).

También conviene recordar que tras estas máquinas hay un sector de tecnología avanzada, tanto en diseño gráfico como industrial, que genera empleo cualificado, precisamente en la industria, sector en el que nuestro país se ha debilitado considerablemente.


José Antonio Gómez Yáñez. Doctor en Sociología (Premio Extraordinario). Miembro de Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III. Formó parte del Consejo Asesor de Juego Responsable de la DGOJ (2013-2017).

VER AZARplus 31/03/22.- Nº1: El Cliente de Juego, ese gran desconocido. ¿Porqué se juega?

VER AZARplus 7/04/22.- Nº2: El Cliente de Juego, ese gran desconocido. El gasto de tiempo y dinero en el juego

VER AZARplus 13/04/22.- Nº3: El juego de entretenimiento facilita las relaciones sociales

VER AZARplus 21/04/22.- Nº4: Los cruzados morales

VER AZARplus 28/04/22.- Nº5: Máquinas en los Bares: el gasto en tiempo y dinero

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados