Compartir

José Antonio Gómez Yáñez explicó en su brillante ponencia como debemos cambiar nuestro lenguaje para que se escuche el mensaje que queremos ofrecer: el Juego Público o, mejor de Ilusión, se elige para conseguir un premio, el Juego Privado, o mejor de Entretenimiento, se practica para divertirse

Juego de Entretenimiento vs Juego de ilusión

AZARplus

La presentación del Profesor Gómez Yáñez fue realizada por Susana Ortega, Editora de la Revista AZAR y de la web AZARplus, quien resaltó la formidable labor documental y conceptual que ha venido realizando el ponente desde hace años, sujetándose siempre a los principios científicos y objetivos de la Sociología y que ha permitido la edición durante años de unos volúmenes únicos por su valor y ejemplares a escala internacional sobre el fenómeno del Juego. Susana Ortega puso en valor con acierto y cercanía lo que realmente adquiere hoy un gran valor: el combate de la verdad contra la falsedad en un enfrentamiento que encarna con extraordinarias aportaciones José Antonio Gómez Yáñez. 

Se había creado una gran expectación ante la intervención del Profesor Gómez Yáñez en la Jornada, y ciertamente nadie quedó defraudado. Se trató de una magnífica ponencia que conjuntó la profundidad conceptual sobre la sociología real del juego y del jugador con unos datos claros y directos que adquirían voz propia en muchos aspectos, por ejemplo al compararse con los del Juego Público. Por su interés, al final de estas líneas ofrecemos el pdf íntegro de la ponencia del Profesor.

De esta forma, en la introducción destacaba, siempre situados en el tremendo escenario de la Ley de Juego de Valencia, que “la regulación del juego ya no depende de explicar a altos funcionarios cómo funciona el Sector para llegar a una excelente normativa. Ahora depende de muchas administraciones contrapuestas y de la opinión pública y publicada”.

Y todo a partir de la auténtica seña de identidad del fenómeno del juego: “Jugar es normal, 29 millones de personas jugaron en España en 2018 y 10 millones de clientes fueron a un local de juego”. Tras la crisis de 2007 y con una caída que tocó fondo en 2013 y de la aún no se ha recuperado el Sector los datos de 2009 frente a los de 2020 en la Comunidad Valenciana son muy significativos en el espectro de personas de 18 a 75 años: 2009, jugaron 3.460.000 personas de un total de 3.745.867; 2020, jugaron 3.150.000 de un total de 3.702.391. Y todos los Juegos Públicos y la ONCE tuvieron más clientes que los Juegos Privados, con excepción de la quiniela que quedó un poco por debajo del Bingo.

Lo destacable en cuanto a la actitud es que el cliente de juego es racional y considera que es un entretenimiento que tiene un coste, como lo tiene la entrada a un espectáculo y solamente el 6,1% pretende en una segunda visita recuperar lo que pudo perder en la primera. Mientras que la lotería o la ONCE, juegos de ilusión, la motivación es ganar grandes sumas de dinero que impliquen un “cambio de vida”, en los juegos privados es fundamental el componente de socialización, ver a los amigos, hablar sobre algo en común, demostrar que se sabe jugar, y contarlo.

Las cifras del PIB y los impuestos en Valencia

Los datos económicos concernientes a la Comunidad de Valencia y el Juego de entretenimiento, denominación que Gómez Yáñez prefiere a la de Juego Privado, pueden comenzar por una cifra relevante: se trata del 0,65% del PIB.

En 2018 sus ingresos brutos fueron de 725,3 millones de euros, pero los ingresos netos de las empresas se redujeron a 379,9 millones a partir del devengo de 137 millones en impuestos y tasas especiales al juego a lo que sumar Impuesto de Sociedades, IVA, IAE, cotizaciones sociales… en los bares de la región la tasa, compartida por el local y el Operador, alcanza los 65.700.000 euros.

En cuanto al empleo del Sector del entretenimiento en el PIB nos encontramos en Valencia con 6.466 puestos directos y 8.307 sostenidos en la Hostelería, además de otros muchos generados en industrias colaterales como la inmobiliaria. Las cifras correspondientes al año 2019 de SELAE en empleo son 1.931 y a la ONCE corresponden 2.468 puestos de trabajo.

Distancias y consecuencias de la Ley

La imposición de 850 metros de distancia entre Salones o locales de Apuestas y centros educativos se explicó en la ponencia desde una advertencia espeluznante: el 75% de los establecimientos quedará afectado y cerrarán en 10 años. Un “mapeo” del Colegio de Ingenieros de la Comunidad Valenciana concluyó que prácticamente todos los Salones  están en un radio de 850 m. de centros de enseñanza o de formación profesional. Pero ningún estudio demuestra que la proximidad a un Salón cree problemas a los alumnos o vecinos.  

El panorama expuesto por Gómez Yáñez para esos próximos 10 años es aún más trágico: 1.600desempleados/empleos perdidos.

53,4 millones de euros no cotizados a la Seguridad Social. 8,1 millones de euros en coste por prestación de desempleo. 320 locales vacíos. Reducción de ingresos de los propietarios. Deterioro urbano. Okupaciones.62,9 millones no recaudados por la Generalitat Valenciana en Impuesto sobre el  Juego, habrá que recurrir a otros impuestos.

Máquinas en bares

La Ley de Valencia impone a las máquinas recreativas en los bares un sistema de activación-reactivación de control remoto por el encargado del local para evitar el acceso de prohibidos. Durante el tiempo de no uso del aparato este debe estar desactivado sin emitir efectos visuales, lumínicos ni sonoros. Incluso se “…puede incluir un sistema de identificación fehaciente de las personas jugadoras…” 

Frente a estas aberrantes condiciones Gómez Yáñez señaló cuáles son las circunstancias reales de las máquinas en la Hostelería: Casi la mitad (42,9%) de los clientes juega a las máquinas B en bares menos de 2 minutos. El 75,9% juega menos de quince minutos. El 35,2% de los clientes gasta 2€ o menos en jugar a la máquina B (o gana).El 52% gasta menos de 5€. Las máquinas permanecen conectadas buena parte de la jornada del bar, pero sólo se juega durante 43 minutos al día. La mayor parte de las máquinas “juegan” entre 24 y 70 minutos/día. El rendimiento de una máquina en hostelería se estima en alrededor de 1,1€/minuto de juego y pasa 13 horas y 11 min encendida al día aunque su tiempo de juego es de 43,2 minutos, según una muestra realizada sobre 20 máquinas en 468 días de funcionamiento en 2019.

A lo que añadió los efectos previsibles de la Ley en la actividad hostelera y del Sector del Juego en el plazo de 2 años: 4.000 empleados perderán su puesto de trabajo, 423  operadores de máquinas y 3.579 en bares y hostelería, y al menos 228 pymes desaparecerán. La rentabilidad de las máquinas descendería por debajo de lo viable (31 €/ día), por tanto, el impacto en estos sectores será probablemente mayor. Lo anterior se traduce en unos costes anuales de 24,3 millones de euros en cotizaciones sociales y 40,3 millones en desempleo.

Alarmas social inventada

Las conclusiones del ponente sobre la Ley fueron, en consecuencia con todo lo anterior, muy descalificadoras: Se trata de un neopuritanismo basado en una opinión negativa y anacrónica de lo que es España. Y se preguntó: ¿Alguien imagina a un empleado de un Salón coaccionando a  un cliente? ¿O se imagina que los empleados permitan que otros coaccionen a sus clientes?

Los legisladores han actuado sin saber la cantidad de controles que tiene la Administración Autonómica para regular y controlar todos los aspectos del juego y ya desde el preámbulo de la ley nos encontramos con ideas vagas y datos sesgados presentados de manera tremendista. 

Y lo más trágico es que todo ello es solo el fruto de una alarma social inventada.

DOCUMENTOS ADJUNTOS

DESCARGAR PDF PRESENTACIÓN 

2 Comentarios

  1. Felicidades y gracias al Sr. Gómez Yáñez por una defensa, Justa no Sesgada, de la Industria del Juego e Industrias Adyacentes así como de los Jugadores

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados