Compartir

Así de claro lo ha dejado el Presidente de ANESAR en Cope+ Valencia dentro del programa “Duros a 4 pesetas” dirigido por Quim Esteban

José Vall: “No puede haber un Juego “bueno” o un Juego “malo” por el hecho de que sea privado o público”

AZARplus

El Presidente de ANESAR ha hablado en los micrófonos de Cope+ Valencia, en el programa “Duros a 4 pesetas” dirigido por Quim Esteban, quien ha tratado de acercar al público general la situación que vive hoy en día la Industria del Juego a través de los expertos comentarios de José Vall.

Esteban ponía encima de la mesa los 3.600 salones de Juego que existen en España y que dan empleo a 18.000 personas generando además 1.200 millones de euros anuales en impuestos especiales “que sirven para que la Administración pueda desarrollar su acción social”.

José Vall señalaba además que el empleo que ofrece la Industria es “un empleo estable y de calidad”, añadiendo que los trabajadores dentro de la actividad del Juego “está formado tanto en Juego Responsable, como en todos los aspectos técnicos como Atención al Cliente”.

Quim Esteban no dejaba pasar la oportunidad de recordar la injusta situación que el Juego privado vive en la actualidad, con una regulación que le es indiferente al Juego público y a la ONCE. José Vall contestaba mordazmente declarando que “el Juego es Juego, con independencia de quién lo gestione. No puede haber un Juego “bueno” o un Juego “malo” por el hecho de que sea privado o que lo desarrolle el Estado o la ONCE. Estamos viendo que las normativas se imponen sólo al Sector privado, y más concretamente a los Salones de Juego, lo que dificulta la actividad empresarial. Todo esto lleva incluso a los cierres de locales autorizados. Tenemos derecho de seguir ejerciendo nuestra actividad, por la cual hemos obtenido todas nuestras licencias y se han invertido cantidades importantes para que sea llevada a cabo con toda la seguridad”.

Una actividad que además cuenta con importantes cursos de formación, como el Plan de Formación de ANESAR, sobre el cual señalaba su destacada importancia.

Sin embargo, el Director del Programa decidía ir por otros derroteros, más sensacionalistas quizá, preguntando por el coste de abrir una Sala de Juego, a lo que el Presidente de ANESAR contestaba de manera soberbia indicando que “lo que tiene es un coste altísimo de tramitación burocrática de permisos con distintas Administraciones. Los locales también tienen una serie de requisitos a nivel físico, como superficie o control de accesos, para evitar que entren tanto menores como personas que están autoexcluidas. Estos controles de acceso son una parte muy importante y en los que hay que hacer una fuerte inversión, para evitar este tipo de situaciones, y a los hechos me remito, porque la incidencia es mínima. Desde que se decide abrir un Salón de Juego hasta que sucede la apertura real, pueden pasar entre uno y dos años”.

Por último, en relación al número de cierres de Salones en estos últimos dos años, Vall remarcaba que “al igual que en todos los sectores, la pandemia ha sido un mazazo; además, nuestra actividad se desarrolla totalmente en interior y esto ha hecho que hayamos estado muy afectados. Han cerrado muchos salones, y los que no lo han hecho, no han podido recuperar ni mucho menos los niveles de prepandemia. Creemos que tardaremos dos o tres años más en poder llegar a este nivel”.

ESCUCHAR COPE (A partir del minuto 6.40)

Compartir
MACARENA

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados