Compartir


EXCLUSIVA

EDUARDO ANTOJA, Presidente de Honor de EUROMAT, una figura clave en el desarrollo de la Industria del Juego

“Hay una Biblia para el Sector: DIVERTIR a la gente”

AZARplus

Sin la figura y las aportaciones de Eduardo Antoja no se entendería la vida asociativa de los últimos años de nuestro Sector. Pero tampoco podemos detenernos en ese umbral, porque el trabajo de Eduardo ha trascendido nuestras fronteras para convertirse durante dos legislaturas no consecutivas en Presidente de EUROMAT, en reclamado y unánimemente votado Presidente de la más prestigiosa y significada Organización Empresarial de Europa del Juego Privado. Dejó esa responsabilidad en junio de este año y ha decidido tomar distancias con nuevos compromisos asociativos con un “ya no me toca estar ahí” que refleja fair play, inteligencia, generosidad y quizá, juzguen ustedes mismos, cierta nostalgia…

LEER ENTREVISTA EXCLUSIVA CON EDUARDO ANTOJA
VER ÁLBUM DE FOTOS
VER AZARplus 02/06/2017.- Eduardo Antoja, Jason Frost y Juan Espinosa protagonistas en Gaming Summit 2017
VER AZARplus 05/12/16.- Eduardo Antoja dejará la Presidencia de Euromat 

Entrevista Exclusiva con Eduardo Antoja, Presidente de Honor de Euromat


Eduardo, tu imagen profesional en el Sector está identificada con la de un dirigente y gestor asociativo de máximo nivel, sin embargo no parecería en principio que ese iba a ser el destino de un ingeniero en nuestra Industria

Sí, yo soy ingeniero, tengo pasión por los temas tecnológicos y entré en el mundo del juego por la vía de la tecnología. Se trataba de llevar la Dirección General de una empresa de productos técnicos, pero en la vida hay que seguir la corriente que creas que te lleva en una buena dirección y en CIRSA estuve los primeros cinco años dedicados al área industrial, diseño, fabricación, aunque también venta y comercialización o gestiones como conseguir licencias en Estados Unidos, pero era evidente que el tema asociativo era importante, máxime cuando en España la cuestión estaba bipolarizada absolutamente.

Eso representaba en realidad una situación de inestabilidad asociativa
Por eso el Grupo al que yo me debía me estaba diciendo que había que reforzar esa estabilidad y entonces creamos COFAR, asumimos la Presidencia de FACOMARE y por fin en el año 95 conseguimos lo que podemos llamar la paz. Y entonces me encontré con que cada vez me tenía que dedicar más a esto. Entonces COFAR no estaba en EUROMAT, estaba FACOMARE y nos representaba Eduardo Morales. Fue Manolo Lao quien consideró que COFAR tenía que estar en la Asociación Europea. De modo que se produjo su entrada en EUROMAT al 50% con FACOMARE, porque según los Estatutos podía haber más de una organización de un mismo país siempre y cuando estuvieran de acuerdo y votasen juntas. Ingresamos en el 96, en el 98 conseguí la Vicepresidencia y en el 99 la Presidencia.

Berlín

Con esas responsabilidades es evidente que se requería tu dedicación plena. Fue inevitable el adiós al ingeniero inmerso en cuestiones tecnológicas o desarrollos de negocio.

Conseguir esa Presidencia de EUROMAT me condujo a una conversación muy franca con Manuel Lao, ya que tuve que decirle que era algo que me iba a llevar mucho tiempo, que no era compatible con la dedicación a los temas del negocio del día a día, y la respuesta que él me dio fue en forma de pregunta: “Oye Eduardo, ¿esto es bueno para nosotros?”. Y yo dije, “¿quiénes somos nosotros?”. ”Primero somos el Grupo- me respondió- pero aquí hay que pensar en la Industria española, en nuestro Sector”. Y, claro, le contesté que sí, porque iban a venir años con muchos cambios y era conveniente tener más peso en el mercado europeo del juego.

Es evidente que estar presente políticamente en ese mercado es muy complicado. Háblanos de la estructura de EUROMAT.
EUROMAT está formado por unos 15 países, pero hay variaciones. Por ejemplo Hungría estaba cuando había máquinas en su hostelería, pero ya no; Portugal estaba porque intentaban legalizar las máquinas en los bares, pero al ver que no lo conseguían no quisieron seguir pagando sus cuotas. Pero en cambio entró Polonia, entró la República Checa, entró Serbia, pero el núcleo duro siempre fueron cuatro países: El Reino Unido, Alemania con sus 4 Federaciones, España e Italia. Y en un segundo nivel de volumen, que no de dedicación y representatividad, estaban Bélgica y Holanda con una tradición histórica importante en el mundo del juego. No hay en EUROMAT socios con privilegios, lo que hay es una diferencia de votos porque éstos están en función de la cuota y, en general, el Presidente ha sido de uno de esos seis países mencionados. En cuanto a su funcionamiento actual la Asociación tiene un Comité Jurídico dirigido por Sánchez-Fayos desde el que se siguen todas las regulaciones de cada país y hace que todos las tengan a tiempo antes de que se publique para poder intercambiar influencias y tiene asimismo un Comité de Responsabilidad Social.

Cuando te pusiste al frente de la organización cuál era la situación que te encontraste.
Lo primero que vi al llegar a EUROMAT fue que estaba configurado como una especie de vigía. Se volcaba en vigilar que no sucedieran cosas que pudieran suponernos perjuicios, pero la Industria del Juego no era nada conocida por los medios, ni por la sociedad ni por los agentes económicos. Entonces con la ayuda de un gran equipo que tuve en mi etapa de mandato con un Vicepresidente alemán y un Tesorero holandés, asumimos que había que cambiar el enfoque y ser prácticos. Así creamos un evento anual que llamamos Eurotechno, cuyo temario era el impacto de las nuevas tecnologías en el mundo del Juego. Hicimos cuatro eventos con mucho éxito, pero la iniciativa murió porque nos equivocamos en la comercialización… se lo dimos a un solo organizador, Clarion, que acabó haciéndolo suyo.

Amsterdan

Puede que hubiera equivocaciones, pero está claro el respaldo a tu trabajo cuando en un panorama tan difícil fuiste reelegido.
En el año 2001 me reeligieron porque estábamos en pleno fregado de la transición al euro. Era una situación muy curiosa porque las monedas las manejaba la Comisión Europea y los billetes el Banco Central Europeo y en los dos casos la Industria del Juego no estaba representada o estaba representada a través del Vending. Eso no podía ser porque precisamente lo que nosotros vendemos es dinero. De modo que me puse a trabajar y creo que se consiguió una cosa muy importante: que no hubiera billetes de 1 ni de 2 euros. No conseguimos en cambio, y esa fue mi frustración, que hubiera monedas de 5 euros. Incluso una vez hice un numerito en la Comisión Europea y saqué de la cartera un billete de 5 euros muy dobladito, muy dobladito, y les dije “¿Saben ustedes lo que es esto? Es una moneda de 5 euros, lo que pasa es que me la han hecho de papel y no nos sirve”. Todos se echaron a reír, pero el mensaje se captó. Grecia e Italia querían billete de 1 euro, porque decían que cortaba la inflación, bueno, una bobada.

Muchos todavía recordamos la polémica en Congresos y Foros de nuestro Sector sobre qué monedas sí y qué monedas no, en los que tú intervenías de una forma especialmente activa y significativa.
En España tuvimos un problema con las monedas de 1 euro porque el Ministerio de Hacienda se equivocó del todo y creyó que la moneda que iba a sustituir a la de cien pesetas era la de 50 céntimos. Tuvimos que hacer una movilización, en la que EUROMAT ayudó mucho, para ir a comprar monedas a dos países.

Bruselas

Junto a la cuestión de la moneda única estaba entonces, y sigue aún, el tema de la legislación única.
Así es, en esa época hubo un gran debate sobre si el Juego tenía que estar o no dentro de la Directiva de Servicios. Inicialmente me alineé con quienes pensaban que quedar fuera de la Directiva de Servicios era quedar como una industria rara y que no quería tener todos los controles. Por eso entró en la Primera Directiva, pero posteriormente la postura de que el Juego es una Industria por sí sola se abrió paso y para eso se hizo el libro de EUROMAT sobre el juego en Europa con colaboraciones de catedráticos y políticos de varios países. Lo presentamos en el Parlamento Europeo en el año 2005 e iniciamos por primera vez un Programa de Responsabilidad Social Corporativa para la Industria del Juego. Y sobre todo fuimos dando entidad a la comunicación en un camino que ha conducido a que ahora EUROMAT esté invitado a todos los foros europeos que hablan de Regulación. Por cierto, y ya que dices que es un tema de ahora recuerdo que en la presentación de ese libro había una eurodiputada danesa que me dijo: “Eduardo, ¿tú crees que algún día habrá una regulación europea del Juego?”. Y contesté: “Sí, seguro. Pero antes los ingleses conducirán por la derecha”.

¿Por qué, a diferencia de otras muchas realidades sociales, el Juego nunca ha tenido clara su unificación legislativa en Europa?
Cuando se despenalizó el Juego comportó connotaciones fiscales muy importantes. Las “excusas” para que los Gobiernos permitiesen algunas modalidades de juego eran dos: Más vale que esté regulado que no que sea ilegal. Así, además, se cobraban jugosos impuestos. Pero resulta que esos jugosos impuestos son distintos en cada país y mientras no haya una normativa fiscal común europea no habrá una normativa europea de juego. Mientras el IVA se distinto en cada país, mientras los impuestos de sociedades sean distintos en cada país, no va a haber esa regulación.

Óleo sobre tela por Eduardo de Mendoza

Sin embargo, sí hay constantes consideraciones normativas comunes con respecto al juego en Europa que asume EUROMAT.
Por supuesto, por ejemplo hemos intervenido ante la última Directiva Europea de lavado de dinero que nos quería poner a las máquinas de Salones y de Hostelería en el nivel medio-alto de riesgo. Y conseguimos que la Hostelería quedará en el nivel bajo y las máquinas de Salones en el medio-bajo. Esto significa ahorros de coste muy importantes para las empresas operadoras.

Suponemos que presidir EUROMAT ha sido una fuente de grandes preocupaciones y esfuerzos, pero también habrá tenido sus buenos momentos para ti.
Hay un día que fue muy feliz para mí, el 6 de mayo del año 2004, cuando celebramos en Bruselas el 25º Aniversario de EUROMAT. Y se desmintió aquello de que nadie es profeta en su tierra porque desde España fueron Alberto Sanz, Erwan Leveder, Jaume Riera, Ferrán Blanco, Ramón Pericas, Juan-José Diego, Tomás Tarin, José Sánchez-Fayos, Lluís Mascarell, Óscar Delgado y su señora y más personas de la Industria con una actitud y cercanía que verdaderamente resultan emocionantes. Lo cierto es que hay nombres que recordar con estima y agradecimiento en el ámbito europeo porque me han ayudado mucho: David Snook, el editor de Inter Game, ha estado siempre que nos ha hecho falta su aportación y lo ha hecho por amistad, pagando los gastos de su bolsillo. También inolvidable resulta Frank Seninsky a quien conocí más o menos en el año 2000 cuando había una especie de Trilateral del Juego: EUROMAT, la Asociación japonesa y AMOA, que era la Asociación americana de juego y entretenimiento, no de Casinos, cuyo Presidente era Seninsky.

Berlín 
 

Creo que incluso alguna vez le has citado en algún Congreso de COFAR.
Es muy posible porque Frank Seninsky hizo hace tiempo una presentación que me encantó en la que expuso las cinco claves para el éxito del Juego: 1) Hazte amigo de los Gobiernos. 2) Haz alianzas con los medios. 3) Se de los primeros, pero no el primero, adoptando nuevas tecnologías. 4) Diversifícate, pero deja siempre un camino de retorno, y 5) Recuerda siempre que tu negocio es atraer a la gente, y hacer que el dinero de vueltas, vueltas y vueltas mientras ellos se divierten. Esto ha sido para mí una especie de Biblia de lo que tenemos que hacer en el Sector: divertir a la gente.

En tu mandato en EUROMAT ocurrió algo muy inusual: se abrió un paréntesis para dejar paso a otra persona, lo que es perfectamente normal tras una legislatura, pero volviste, volvió la Presidencia española, lo que sí que es sorprendente.
En el 2007 entró de Presidenta de EUROMAT Annette Kok que tenía una visón muy proactiva y abierta. Lo hizo muy bien, pero su salud no aguantaba el ritmo y hace dos años dijo ‘no puedo más y me voy’. Para sustituirla y por circunstancias un poco especiales no se siguió la rutina de estos casos que prevé algo así como una rotación por países y me vinieron a pedir a mí que volviera. Yo dije que lo que tenía que hacer ya lo había hecho, pero insistieron para que aceptara la propuesta y lo hice con la condición de que no asumiría el cargo como representante de una Asociación española sino a título particular. En esta segunda etapa una de mis obsesiones fue modernizar y el funcionamiento de EUROMAT, agilizar su capacidad de actuación. Cambiamos los Estatutos, permitimos el funcionamiento de sus Comités por medios telemáticos y simplificamos estructuras.

¿Qué es lo primero que ves al echar la mirada hacia atrás, desde el momento de tu primer mandato hasta el presente?
Durante los 18 años que han transcurrido desde que asumí por primera vez la Presidencia de EUROMAT la Industria del Juego en Europa ha cambiado muy sustancialmente en cuanto a quiénes son sus agentes y lo que han hecho consciente o inconscientemente para modificar ese mapa. En algunos países se equivocaron mucho no dándose cuenta de que la estructura del juego de Europa no estaba basada en los Casinos, no estaba basada tampoco en los Bingos y que el 70% o más de los recursos de la Industria venía del juego en la Hostelería y en los Salones. En la Europa del Sur e Inglaterra de la Hostelería y en Europa Central y del Este de los Salones.

Bruselas

Claro, al no ser los bares establecimientos de juego puede costar un poco comprender su peso específico en la Industria.
Pero lo cierto es que el juego en Hostelería tiene su propia fisonomía. En Estados Unidos por ejemplo no existe así y las grandes empresas mundiales de juego cotizadas en Bolsa no están en ese mercado y en Europa, sin embargo, si se entendía lo que es el juego en el bar. Incluso la Europa del Norte no lo ha entendido nunca, ellos saben hacer máquinas de azar que son máquinas de Casino y que rebajan su nivel tecnológico y de seguridad para entrar en Hostelería. Pero para poder entrar en ese negocio tienen que cambiar modelos de explotación y eso es lo que está sucediendo en muchos mercados europeos.

¿Y en nuestro país?
En España teníamos una pirámide bastante bien estructura que hacía corresponder la disponibilidad de juegos con su intensidad: cuanto más asequible es el juego, menor es su intensidad. Esa estructura hay que mantenerla a nivel europeo. Un Casino es un Casino, un Bingo es un Bingo, un Salón es un Salón y un bar debe ser un bar, todo adaptado a cada país, pero estructurado. En eso estamos trabajando en EUROMAT.

Dibujo a bolígrafo 1999

Eduardo, si hablamos comparativamente con otros países, ¿cómo se puede valorar nuestra situación normativa?
España ha sido considerada en Europa como un ejemplo de equilibrio regulatorio. Era el país donde menos juego ilegal había porque todo el mundo se gana razonablemente la vida, el jugador cobra lo que espera, el operador se gana la vida y la Administración cobra sus impuestos.

¿Entonces la explosión de lo ilegal llegó con la invasión del juego online?
Pero el juego online se va a ir estabilizando. Así como hay grandes operadores a nivel multinacional de juego offline, el online se va “desespecializar”. Eso va a ocurrir por ejemplo en sus operadores de póquer, y se va a ir concentrando en grupos que ofrecen juego en general. Esos grupos son los que le van a hacer converger. Aunque haya una empresa número 1 en apuestas online y otra distinta en apuestas presenciales, el juego es el mismo, la actividad es la misma. Estamos intentando que la gente tenga la vivencia del juego donde quiera y como quiera.

Editorial AZAR Junio 1999

Jugar telemáticamente responde a una forma masiva de comportamiento de las nuevas generaciones, pero eso también supone un universo nuevo a todos los niveles: negocio, regulación, convergencia de intereses y canales…
El juego online es bonito y está bien visto incluso socialmente, pero ahora empieza la gente a darse cuenta de que hay problemas y de que cada día va a haber más. En España se reguló de una forma excesivamente proteccionista invocando protección al consumidor, lo que paradójicamente hacia olvidarse un poco de la protección al ciudadano. Eso quiere decir que el operador offline, el que juega y el que no juega, todos son ciudadanos. Como creo de verdad en la convergencia y en que al final habrá operadores de juego como tales sea cual sea el formato o el canal, hay que buscar un marco común en el que desarrollarse. En este sentido Juan Espinosa creo que estuvo hasta brillante en la presentación que hizo en Berlín, donde les dijo a los alemanes “ustedes están como estábamos en España hace 10 años, tiene un sector no regulado donde puede que la gente pague sus impuestos, pero tampoco es legal”. Su mensaje fue que en España se había regulado, quizá no haciendo lo mejor que se podía hacer, pero el resultado ha sido que ha sumado y no ha restado con el juego presencial.

En este capítulo existe una polémica de envergadura entre el Estado, es decir la DGOJ, y las Comunidades Autónomas.
La Comunidades Autónomas no van a renunciar a lo suyo, entonces lo que la DGOJ tiene que hacer es reconocer que eso es así e intentar que con las cosas nuevas que hay nos vaya bien a todos. Bueno ese es el papel del Gobierno de la nación en la regulación de todas las cosas y también del juego. Lo que le pasa a la DGOJ es que el peor enemigo lo tiene dentro de casa.

Portada AZAR Junio 1999
 

¿Qué quieres decir?
Bueno, la LAE, ¿está dentro o está fuera?, ¿la tengo frente a mí igual que tengo a las Comunidades Autónomas o la tengo que ayudar?, podrían preguntarse. Y no vale decir yo no tengo nada que ver, porque tienen mucho que ver estas cosas, es que, para entendernos, empiezan por tener el mismo jefe. Ante una táctica dirigida a quedarse con todo lo que están haciendo no es quitar a los demás esta o aquella lotería, no, lo que están haciendo es comernos el terreno en el punto de venta. Porque el punto de venta es fundamental, muchas veces nos equivocamos o se equivocan los propios operadores de juego presencial pensando que su cliente es el bar, no es así su cliente es el señor que pone dinero en la máquina. Y lo que hay que cuidar es el punto de venta, que la gente se sienta cómoda allí y darle la oferta adecuada. A mí me gustaría que hicieran una aproximación a la regulación por el sistema inglés: Primero buscar evidencias, hablar con el Sector, ver cuáles son las cosas que necesitan los distintos agentes y luego encajarlo.

Vamos, que te gustaría un futuro mejor, y un futuro que según vemos reclama entre nosotros nuevas realidades asociativas. ¿Vas a estar involucrado en toda esta “movida”?
Un proyecto como el de la nueva Asociación profesional que se está gestando en España, ASESFAM, y que parece ideal, es algo que hay que plantearse con una perspectiva de cinco años. A mí ya no me toca estar ahí por esa razón y por otras de tipo personal. Yo creo que FACOMARE ha hecho cosas muy importantes y contra la opinión de algunos de que la diversificación regulatoria en 17 espacios frenaba nuestras posibilidades, yo creo que eso nos permitía avanzar paso a paso en diversos terrenos. Ya vemos lo que acaban de decir los jueces en torno a la Ley de Unidad de Mercado: ¿Cómo vamos a tener licencia única para distintas cosas? Es como si quisieras aplicar el mismo permiso de circulación a un camión que a una motocicleta. Y por mi parte te puedo decir que cuando van pasando los años notas que tu velocidad de aprendizaje disminuye en todo y hay que ser consecuente con la realidad.

Bueno Eduardo, no sé si tú tienes mucho que aprender, pero desde luego sí mucho que enseñar.
Pero resulta que a mi lo que me gusta en la vida es aprender. Ojalá hubiera empezado a aprender a tocar el piano hace 30 años y no sólo hace dos años porque ahora me cuesta lo suyo, pero bueno, es verdad que también es muy positivo aportar lo que puedas. Siguiendo con el ejemplo con el que estamos, sí que puedo dar alguna conferencia sobre Bach en la Academia de Música, claro que Bach es para mi un hobby apasionante y considero que volcarme en él no es un trabajo, sino un privilegio.
 


Varsovia

Compartir
MACARENA

1 Comentario

  1. Con mi agradecimiento a AZARPLUS y a todos quienes me ayudaron en mi periplo asociativo europeo, quisiera precisar,porque la firma no es explícita, que el retrato a bolígrafo es obra de Eulogio Pingarrón, gran profesional, artista y amigo.

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados