Hasta tres implicados podrían haber apostado sobre seguro al día exacto en que tendrían lugar los comicios

Escándalo en el partido conservador británico por irregularidades en apuestas sobre la fecha de las elecciones

AZARplus

El Partido Conservador del Reino Unido enfrenta un grave escándalo en plena campaña electoral, con implicaciones que amenazan su ya precaria posición en los sondeos. Dos candidatos conservadores y un miembro del equipo de seguridad del primer ministro Rishi Sunak están siendo investigados por la Comisión de Juego del Reino Unido por presuntas apuestas fraudulentas relacionadas con la fecha de las próximas elecciones generales.

La candidata Laura Saunders y el ex asistente ministerial Craig Williams son los principales investigados. Saunders, casada con Tony Lee, el director de campaña del Partido Conservador, está bajo escrutinio por supuestas apuestas sobre la fecha electoral del 4 de julio.

Williams, por su parte, ha admitido haber apostado 100 libras a que las elecciones se celebrarían en julio, solo tres días antes del anuncio oficial del primer ministro. Williams, quien será candidato en Gales, ha pedido disculpas públicamente, calificando su acción como un “gran error de juicio“.

Un portavoz conservador ha declarado que, dado que la Comisión de Juego es un organismo independiente, no se emitirán más comentarios hasta que concluyan las investigaciones.

El escándalo se ha visto agravado con la inclusión de un oficial de policía del equipo de seguridad de Sunak en la investigación. Este agente fue detenido y luego puesto en libertad condicional. La Policía Metropolitana de Londres ha señalado que el caso fue remitido inmediatamente a la Dirección de Normas Profesionales, y el agente fue suspendido de sus funciones operativas.

El Partido Laborista, actualmente en la oposición, ha aprovechado la situación para criticar duramente a los conservadores, acusándolos de amiguismo y corrupción, especialmente en relación con la adjudicación de contratos durante la pandemia de Covid-19. “Esto huele mal. Y el público sacará sus propias conclusiones. No tiene buena pinta”, han declarado desde el Partido.

Los últimos sondeos indican una probable derrota histórica para los conservadores el 4 de julio, con los laboristas proyectados para ganar una amplia mayoría. De confirmarse estos resultados, Keir Starmer, líder laborista, se convertiría en el próximo primer ministro, poniendo fin a 14 años de gobiernos conservadores. Los resultados definitivos se conocerán el 5 de julio, día en que Sunak dejaría el cargo si pierde las elecciones.

Parece mentira, pero todo esto coincide con el video que ha presentado esta semana el Partido Conservador, en el que alerta a los votantes sobre no “apostar” por los laboristas en las elecciones generales.

 

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados