Compartir

Difundimos el interesante artículo de opinión firmado por Emilio Carreira y publicado hoy en EL FARO DE CEUTA

“El juego”

AZARplus

Allá por el año 1992, ese año prodigioso de la Expo de Sevilla y de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en Ceuta se iniciaban las obras del parque marítimo proyectado por el canario Cesar Manrique. Si no recuerdo mal, fue inaugurado en el año 1995, presentándose como una de las mejores referencias turísticas de la ciudad. En el lugar central aparecía el Casino, regentado entonces por Casino de Madrid. Hoy es Luckia quien lo explota, empresa española con locales en toda España. Ya entonces, el juego se consideró como uno de los atractivos que Ceuta podía ofrecer a sus visitantes.

Hoy en día, como casi todo, el juego se practica online, es decir, sin tener que acudir a ningún establecimiento físico y representa una de las actividades económicas más consolidadas en nuestra sociedad. El juego tiene sus orígenes en la noche de los tiempos y forma parte indisociable de la naturaleza humana, porque los humanos somos competitivos, ambiciosos y supersticiosos, cromosomas estos que conforman el adn del juego.

Hay quien piensa que es extremadamente perjudicial y que no debería de tener cabida en una sociedad madura y moderna, pero cualquier opinión basada en principios morales, debe ser puesta cuando menos en cuarentena, si no queremos acabar viviendo en un mundo organizado al gusto de unos pocos. Hay personas adictas a las drogas, incluidas como tales, el vino, el café y el tabaco, con principios activos conocidos por todos: alcohol, cafeína y nicotina. Hay quien abusa de las grasas no saludables y termina con el colesterol por las nubes y tal vez con un infarto. Y hay quien piensa que no debería haber corridas de toros. No obstante hemos optado por un modo de vida, una organización social, basada en la información y la regulación, no en las prohibiciones absolutas, salvo que se trate de la comisión de delitos. Por eso el tabaco no debe promocionarse, ni fumarse en sociedad, ni los menores están autorizados a jugar o beber bebidas que contengan alcohol, que sin embargo se anuncia incluyendo los preceptivos mensajes de prudencia en su consumo y de prohibición para los menores. Desde luego, lo que es indudable, es que no hemos apostado por una sociedad que para evitar los abusos o las adicciones, promulgue normas como la “ley seca”.

Un conjunto de circunstancias e iniciativas políticas ha colocado a Ceuta en una posición adecuada para atraer la implantación de empresas digitales y, en particular, de juego online, sobre todo de apuestas deportivas. Los Servicios Tributarios de Ceuta, nuestra Hacienda Autonómica, están facilitando suficiente información sobre las diferentes empresas que se radican en Ceuta, atraídas por nuestra fiscalidad, la actividad que realizan, el empleo que generan y el impacto económico que el sector está teniendo en el conjunto de nuestra actividad económica. Y parece que el interés de las empresas del sector por Ceuta sigue creciendo.

Es preciso destacar que nuestra sistema fiscal, aunque singular, es perfectamente homologable con el europeo y ha sido “santificado” por las Cortes Generales de España. Ceuta tiene en su régimen fiscal especial, un instrumento cuyo fin es superar los condicionantes de la ciudad,  para poder promover el desarrollo económico, la creación de riqueza y de empleo, y asimilar sus servicios públicos a los niveles del resto de España. Pero es un sistema impositivo, que cumple con todos los requisitos establecidos en la Constitución y en nuestro ordenamiento jurídico, especialmente nuestro Estatuto de Autonomía y las correspondientes leyes tributarias.

El sector del juego está funcionando bien en Ceuta y tiene perspectivas de mejorar y esto parece que empieza a molestar a alguien. Porque los ataques al supuesto modo de operar de parte del sector y las sospechas lanzadas por algún medio de comunicación, resultan a su vez sospechosos.

Siempre he pensado que cuando de pronto surgen voces contrarias a que alguna actividad económica potente se radique en Ceuta, algún lobby que se siente perjudicado está detrás y la manera de enfriar la tendencia es contratar a algún francotirador de pluma para intentar sembrar inseguridad, y si puede, incluso el pánico.

Habrá que pensar a quien le puede interesar que a Ceuta le vaya mal, que no andará muy lejos, o los intereses de quién se están viendo perjudicados por este protagonismo que está adquiriendo Ceuta. Creo que no es difícil deducir conclusiones al respecto.

Los ceutíes pueden estar tranquilos, porque la ley se cumple en nuestra Ciudad. Y las empresas del juego deben saber que están en una zona con plena seguridad jurídica.

Emilio Carreira

El Faro de Ceuta

VER EL FARO DE CEUTA

Compartir
NOVOMATIC

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados