Compartir

Difundimos íntegramente la información publicada hoy del GRUPO ORENES y su nuevo concepto de Ocio en el diario impreso de La Rioja

Descubre la evolución del Electra Rioja Gran Casino al ORENES GRAN CASINO DE LOGROÑO

AZARplus

La edición impresa del diario “La Rioja” publica hoy un interesante reportaje en el que se pone en valor el cambio de concepto que está llevando a cabo el GRUPO ORENES y que el propio Eliseo Orenes Baño nos explicó en la reciente entrevista en Exclusiva que concedió para la Revista AZAR y que adelantamos en AZARplus. A continuación, por su interés difundimos íntegramente el reportaje realizado por Javier Campos, al final ofrecemos el pdf del periódico para su descarga…

Segunda vida para el Casino de Logroño

Orenes, grupo propietario del negocio, quiere evolucionar hacia un modelo de complejo integral de ocio

Una nueva imagen para un nuevo concepto. De entrada, cambia el nombre… De Electra Rioja Gran Casino a Orenes Gran Casino Logroño. Y tras el nombre, los planes pasan por, más allá del juego, convertirse en un verdadero complejo de ocio. El casino de la capital, en la esquina de la calle Sagasta con Marqués de San Nicolás, en pleno Casco Antiguo de la ciudad, inicia una nueva etapa que trasciende el concepto más tradicional de salón y pretende incrementar toda una oferta complementaria para la que se quiere hacer uso de los distintos espacios que alberga.

Se trata, en palabras de sus responsables –Pablo López, el director; y Roberto Pizarro, el comercial–, de «dotar de vida al edificio» adecuando y aprovechando cada rincón para usos diferentes al juego, lo que hasta ahora ha marcado el ritmo de la concesión. Orenes puso en marcha el conocido como Electra Rioja Gran Casino en el 2005, después de que en el 2002 resultase adjudicataria del concurso convocado por el Gobierno de La Rioja no exento de polémica para la adjudicación de una licencia de casino de juego.

Y ahora, casi 15 años después y tras las consiguientes fluctuaciones de la actividad y no pocas idas, venidas, dimes y diretes, el grupo en cuestión, uno de los grandes referentes del sector en España, apuesta por insuflar una segunda vida en Logroño como está haciendo en centros de otros lugares de España. «La idea es crear un espacio que trascienda la idea de que si se viene al casino se tiene que venir a jugar, porque queremos ofrecer otros servicios de ocio y recreo que inviten a pasárselo bien sin tener que hacer uso del salón…», explican.

Un cambio de modelo que responde a una estrategia de expansión que ha hecho evolucionar el concepto tradicional de casino hacia complejos integrales de recreo que contemplan no solo espacios de juegos sino también espectáculos, restaurantes, cafeterías, ‘bussiness centers’ o spas.

Así, en el de Logroño, donde se mantendrá la actual Sala SUM, Orenes prevé ampliar el servicio de bar-cafetería, renovar el restaurante y dar uso a espacios hasta ahora ‘infrautilizados’ como el calado de abajo o la terraza de arriba. Para ambas zonas hay planes más allá de máquinas, mesas de póquer y ruletas…

Como ejemplo, y desde hace semanas, en el bar se han instalado pantallas gigantes para ver retransmisiones deportivas. Una zona donde la dirección quiere incrementar las acciones comerciales y, entre otras atracciones, pueda haber música en directo. De momento, ya hay música… «todo un avance», según dicen. La inauguración de lo anunciado como «mucho más que un casino» tendrá lugar este viernes.

Una bodega urbana del siglo XVI a la espera de ser redescubierta

El ahora Orenes Gran Casino Logroño quiere presumir de edificio. No en vano, recuerdan, parte importante de los 12 millones de euros de inversión iniciales «fueron destinados a la conservación, mantenimiento y rehabilitación del edificio» que ocupa.

Aspecto actual de uno de los calados que se conservan bajo el actual edificio del Casino. :: J. R. / La Rioja
Aspecto actual de uno de los calados que se conservan bajo el actual edificio del Casino. :: J. R. / La Rioja

El mismo, según recuerda una placa en la puerta, fue proyectado a finales del siglo XIX para albergar la Electra de Recajo en 1896. «Una obra que fue paralizada a los pocos meses y que se continuó a partir de 1904 por el arquitecto Francisco de Luis y Tomás, con una altura más y en distinto estilo, no sin el disgusto de Barrón», tal y como se lee.

La misma leyenda recoge que el edificio atesora algunos tesoros tales como una «bodega del siglo XVI encontrada en su interior, olvidada hasta 1990 y hoy rehabilitada, que ilustra la historia de la ciudad, al igual que las arcadas medievales de medio punto que se encuentran en la calle Ruavieja en el Camino de Santiago».

Una bodega urbana o calados –son dos–, sin apenas uso desde su recuperación, que ahora se pretende «poner en valor». «Que se conozca y que pueda servir para la celebración de eventos o citas privadas», explican tanto López como Pizarro. «No hay otro igual en la ciudad», aseguran orgullosos. También quieren publicitar la terraza y crear otro espacio de ocio, previa adecuación, con vistas a algunos de los edificios históricos del Casco Antiguo.

El inmueble en cuestión, en su día incluido en el PERI ‘Casa de la Virgen’ y que se restauró como casino en medio de una fuerte polémica urbanística y política, convenio Ayuntamiento de Logroño-Electra Rioja Gran Casino mediante, quiere servir de reclamo y la bodega urbana del siglo XVI sería una de sus tarjetas de presentación. Unos calados que, según otra de las placas instaladas, «permanecieron ocultos bajo el edificio con un acceso disimulado en el suelo hasta que en 1990 salieron a la luz gracias a unas obras que se realizaron en la calle Sagasta».

Por Javier Campos

La Rioja

DOCUMENTOS ADJUNTOS

DESCARGAR PDF LA RIOJA

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados