Compartir

El Bingo lanza un folleto para prevenir posibles conductas negativas ante un mal uso del Juego enmarcado en un proyecto en el que también participa FEJAR

“Comprometidos con el Juego Responsable”, una buena iniciativa impulsada por FEJBA y CEJ

AZARplus

Juan José Sánchez Colilla, Gerente de CEJ, ejerció de moderador de una presentación que se transformó en un interesante debate entre los miembros de la mesa, Susana Pastor, Directora General de Tributos y Ordenación del Juego de Castilla-La Mancha, Fernando Henar, Presidente de CEJ, José Ballesteros, Presidente de FEJBA, y Máximo Gutierrez, Presidente de FEJAR, con todos los asistentes, un selecto grupo de Empresarios y Asociaciones de la Comunidad Autónoma, lugar donde se celebró el evento, junto con la prensa sectorial.

Para abrir el acto, Sanchez Colilla explicó a grandes rasgos como el Bingo había trabajado junto con FEJAR en la creación de un folleto informativo cuyo lema es “Comprometidos con el Juego Responsable” (que difundimos en pdf al final de esta crónica para su descarga), y que según sus palabras, “todos los mensajes que recoge han sido consensuados y aceptados por ambas partes”.

Fernando Henar, Presidente de CEJ, intervino en primer término para realizar unas  reflexiones sobre Juego Responsable a partir del Compromiso con FEJAR firmado hace dos años por FEJBA y CEJ. En su argumentación destacaron estos puntos:

Hay un abuso político y mediático en los últimos tiempos sobre la imagen del Sector en su conjunto. Es preciso reivindicar nuestros establecimientos, reforzar la confianza de los clientes que en su inmensa mayoría hacen un uso ordenado del juego, racional y responsable. Hay que rebajar la tensión contra nuestra Industria explicando que los locales de juego ofertan ocio, diversión y entretenimiento. Somos creadores de actividad económica y empleo. Si el juego se asume como un valor negativo por la sociedad será una cuestión grave. Hay que reforzar el compromiso con las buenas prácticas y destacar valores positivos: sociabilidad, valor relacional, ocio. Hizo ver Fernando Henar que medidas como los controles de entrada, publicidad controlada, fijación de premios y precios, baja frecuencia de premios, históricamente han convertido al Bingo en el máximo exponente de una actuación absolutamente responsable que salvaguarda los intereses de los clientes.

Señaló dos vías de actuación en la actualidad:

  • Dar visibilidad a los clientes con el compromiso adquirido por todas las Salas a través de una cartelería concreta
  • Dar formación y conocimiento para la identificación de las conductas que pueden llevar al mal uso del juego.

También apuntó como objetivo “que organizaciones como FEJAR conozcan de primera mano la realidad del juego y nos ayuden a transmitirla a la opinión pública sin manipulaciones, a veces intencionadas, y que tanto nos perjudican”.

José Ballesteros, Presidente de FEJBA, habló a continuación para destacar la desventaja “política” de la actividad con respecto a otros negocios y subrayó el carácter social del Bingo, como un juego de intensa relación en la que incluso se establecen con frecuencia relaciones amistosas entre clientes y empleados. Abogó por la unidad de todos los subsectores de la Industria para ser más fuertes ante las dificultades y ataques que se le presentan.

Máximo Gutiérrez, Presidente de FEJAR: “En el primer encuentro que tuvimos hace años sobre Juego Responsable en la Universidad de Castilla-La Mancha, dijo el Presidente de FEJAR, yo reconocí que por haber jugado irresponsablemente en su momento hoy no me queda más remedio que responsablemente no jugar, este es el resumen de lo que quiero transmitir a toda la sociedad”. Y continuó su discurso: “El que quiera jugar que juegue, lo que yo represento no es una postura en contra del juego, nosotros no pretendemos quitar el juego de la sociedad, sino dotar de las herramientas necesarias a quienes lo necesitan frente al juego patológico”. Al expresar que “Ojalá que otros juegos hubieran tenido el mismo control que Bingos y Casinos”, lo justificó “porque la mayor manera de generar ludópatas que ha habido en España han sido las máquinas tragaperras”. Afirmó que aunque el porcentaje de ludópatas sea pequeño, hay que luchar porque sea menor. Otras de sus posiciones pueden resumirse así: Ningún empresario quiere tener un ludópata jugando en su establecimiento, y tampoco la Administración quiere que exista ese problema, por lo tanto todos podemos sentarnos a dialogar y buscar soluciones. Son los políticos y la Prensa quienes nos llaman a nosotros y nosotros contestamos a sus preguntas, y os puedo asegurar que lo que luego se refleja ante la opinión pública muchas veces ni se parece a lo que hemos dicho.

Juan José Sánchez Colilla, Gerente de CEJ, en una nueva alocución expuso cifras muy significativas sobre el Bingo: 321 Salas, más de 2.000 empleos, venta en 2018 de 2.048 millones,  tasas de 800 millones que con las aportaciones a la Seguridad Social superan los mil millones para las Arcas Públicas, ventas de 2.048 millones… con el colofón de un dato impresionante: más de 50.000 millones de euros en tasas acumuladas desde el año 78, “un dinero con el que se han podido hacer muchas cosas”.

Explicó que en el contrato suscrito con FEJAR se contiene que todos tienen que asumir su responsabilidad y que el Sector lo hace de diversas maneras, como ya ha venido haciéndolo desde muchos años atrás con distintas iniciativas, como la edición de un libro en el año 86 donde ya se defendía prácticas de Juego Responsable en cada empresa. Se preguntó por los datos reales de la ludopatía con respecto a cada modalidad de juego, (“¿cuántos ludópatas hay relacionados con el Bingo y cuántos con la ONCE?”) para que cada uno asuma su responsabilidad y se conozca con transparencia cosas como que publicidad ha sido la vía más dañina para la imagen y la consideración social del juego.

Máximo Gutiérrez en un nuevo turno de intervenciones sostuvo que aunque haya juegos que tienen un potencial adictivo mayor que otros el problema de la ludopatía es de todo el Juego: “No se puede valorar si produce más alcohólicos el whisky, el vino o la cerveza, si no hay alcohol no hay alcohólico. Hay que exigir la misma regulación para todos los juegos, incluso la misma fiscalidad. La publicidad que más daño ha hecho a todo el Sector del Juego ha sido el anuncio de 888, un solo Operador es el que más perjuicio ha causado”.

José Luis Iniesta, presidente de AEBEX, recalcó la importancia de el control, un control que en su opinión tienen que tener todos los locales de Juego y en este punto se dirigió a la Administración para que colaborara con el Sector. Ya que, esgrimió que “si no hay control para que los niños jueguen cómo vamos a luchar contra la ludopatía, y ese control no lo podemos hacer nosotros, tiene que ser la Administración”, insistió Iniesta.

Susana Pastor, Directora General de Tributos y Ordenación del Juego de Castilla-La Manxha, puntualizó al respecto que en Castilla La Mancha la Administración ejerce el control en todo tipo de establecimientos, “pero también el empresario se tiene que responsabilizar aunque “papá-Estado”, ya sea a través del Gobierno Central o de las Comunidades Autónomas, vele por el cumplimiento de las normas”.

Máximo Gutiérrez criticó la situación vigente argumentando que “no es posible que en el siglo XXI para hacer una compra de más de 20 euros con tarjeta en un supermercado tengas que teclear un número secreto y en cambio no haga falta hacerlo para comprar un Ferrari por internet, y digo un Ferrari para no decir apuestas o juego y me refiero también a la lotería. Ese descontrol sirve para el blanqueo de dinero o las estafas en las apuestas deportivas”. “Siempre, concluyó, hay que saber qué persona está detrás del juego, y eso no quita la libertad a quien juega”.

José Ballesteros le replicó explicando que es un error pensar que no hay control en el juego por internet, por el contrario es un canal en el que todo queda registrado e incluso pueden saltar las alarmas simplemente si se aprecia que alguien puede estar jugando un número excesivo de horas.

Intervino Susana Pastor para aclarar que al hablar de control hay que decir que las sanciones no tienen finalidad recaudatoria, sino la de corregir conductas desviadas. Si la sanción no consigue su objetivo es que está mal planteada.

Jesús Serrano, Secretario Técnico de FEJBA, expuso que es ciertamente paradójico que siempre se persiga al Juego legal mientras los ilegales parece que campan a sus anchas, por eso instó a la Administración a que “el régimen sancionador para los ilegales sea más eficaz”.

José Vall hizo uso de la palabra para aclarar que estaba en la reunión como empresario de establecimientos de juego de Castilla-La Mancha, más que en su condición de Presidente de ANESAR, y declaró que unos locales a los que es necesario incorporar rigurosos controles de acceso “aunque no es culpa nuestra el mal uso del juego como no es culpa del fabricante de coches que alguien lo ponga a 200 por hora por medio de una ciudad”. “Pero desde la perspectiva de un Sector que lleva 40 años funcionando –añadió Vall-  ver lo que ha pasado durante los últimos tiempos es algo totalmente ilógico, cuando venían unos señores de fuera con unos macroproyectos en los que podían incluso entrar menores o se podía fumar, o al menos se hablaba de cambiar las leyes en ese sentido y en pleno siglo XXI”.

A raíz de cuestiones surgidas en la Sala, como por ejemplo la pregunta de si los vendedores de la ONCE tendrían que pedir el carnet a quien le venden un rasca o de por qué los medios de comunicación tratan al Juego como si su índice problemático no fuera del 0,3% sino justamente al contrario del 99,7%, Fernando Henar recordó que en Italia incluso se está exigiendo a los Bingos que cuenten con guardería. Además recordó que “vendemos Ocio, Entretenimiento y como se use no es culpa nuestra” y añadió “tenemos que poner herramientas para ayudar a ese 0,3% que tiene problemas con el Juego, sí, pero es muy importante no perder el horizonte, la mayoría de nuestros clientes hacen un uso ordenado del Juego y se merecen un respeto”. 

Susana Ortega, Editora de AZAR y AZARplus, realizó un breve parlamento cogiendo el testigo de lo esgrimido por Fernando Henar y dirigido también directamente a la defensa del cliente final de nuestra Industria, del Jugador: “Para algunos parece que se trata de criminalizar a ese 99,7% de jugadores que no tienen ningún problema con el juego, que nunca lo han tenido y jamás lo van a tener. No estoy de acuerdo con lo que dice Máximo, pero no porque lo diga yo, lo dice Vicente Rubio La Rosa, Jefe de Psiquiatría de Zaragoza 1 en la Unidad de Trastornos de Personalidad, que dijo en el Congreso de Juego Responsable de Zaragoza hace dos años: “La ludopatía no es una enfermedad, hay que ver matices muy importantes. Una persona cuando contrae la diabetes no tiene ninguna capacidad voluntaria para tenerla, la ludopatía, como cualquier otra adicción, es un trastorno de conducta en el cual se mezcla lo ambiental, la conducta y en algunos casos lo ideológico”. Es decir que el Juego, la Máquina, el Bingo, cualquier tipo de juego, no crea adicción por sí mismo, es una persona la que hace el mal uso. Por eso están muy bien las campañas de Juego Responsable, pero no se puede criminalizar a todos los jugadores, a todas las personas que libremente eligen esa opción de Ocio. Nosotros no estamos haciendo daño a la sociedad con nuestros negocios y como dijo Félix Sánchez, importante empresario del Bingo “si yo creyera que estoy haciendo daño con mi trabajo a una sola persona, dejaría inmediatamente de hacerlo”.

Máximo Gutiérrez replicó asegurando que “si hay un psiquiatra que ha dicho eso, yo puedo decir que ese señor tiene un problema sanitario muy serio. Si la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría, si el propio índice del Ministerio de Sanidad tiene incluida la ludopatía como enfermedad, me parece que ese doctor tiene un problema”. Pero puntualizó en contradicción con lo que se derivaba de lo anteriormente expresado que “yo no he dicho que el juego produzca ludopatía, sino que sin el juego no habría ludopatía”.

Susana Pastor cerró el encuentro explicando que “La finalidad de esta Campaña es establecer una relación estable entre las partes en materia de Juego Responsable y Dependencia, una colaboración que espero que funcione entre las Asociaciones de ludópatas y los empresarios del Sector”. Y añadió diversas consideraciones que podemos resumir en los siguientes mensajes: El jugador tiene que estar informado antes de jugar, saber no sólo cuáles son las reglas del juego sino también de los peligros que puede conllevar esa actividad, y digo puede. El único fin perseguido por el Juego debe ser el entretenimiento, es decir no debe ser nunca una forma de vida. En el momento en que el juego afecte a la vida social, laboral o familiar de la persona ya no estamos hablando de entretenimiento. Estamos en un escenario cada vez más variable y más complejo y los Poderes Públicos tienen la obligación de establecer políticas encaminadas a prevenir la aparición de conductas adictivas y a proteger a los más vulnerables, menores y autoprohibidos, y al mismo tiempo asegurar los derechos e intereses de los Jugadores, pero este es un papel que no debe estar reservado a las Administraciones sino que todos los agentes deben tener su parcela de responsabilidad y ser parte activa en las labores de prevención, sensibilización e información haciendo que el Juego sea una actividad lúdica socialmente sostenible.

Compartir

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados