Compartir

De esta forma, trata de instruir sobre la violencia de género durante la pandemia mundial, sobre la cuestión de las mujeres en Afganistán y sobre la protección de las niñas

CODERE ITALIA presenta la 11ª edición de “Enamórate de ti”, relativa a la violencia de género

AZARplus

Nueva cita con “Innamòrati di Te”, el proyecto de CODERE ITALIA ahora en su undécima edición. Este año aterriza en la web, retransmitido en directo por el canal de YouTube y moderado por la periodista Cecilia Leo, para estimular una vez más el debate sobre la violencia de género, en particular durante la pandemia global. “La sociedad y la cultura han utilizado la diferencia de género para crear una relación desigual en la que las mujeres se han visto obligadas a subordinar a los hombres. Lo vemos sobre todo en el lugar que debe proteger los derechos de los ciudadanos de manera indistinta: la Corte, o donde debe reinar la verdad y en cambio reina con demasiada frecuencia el estereotipo”, subraya Maria Antonietta Labianca, abogada penalista.

“La Corte no es un lugar separado de la realidad cultural y social en la que opera, sino su representación ulterior. El sector jurídico está de hecho imbuido de prejuicios que se expresan con las preguntas que se dirigen a las víctimas en los procesos de violencia o en las motivaciones de las sentencias. Sin embargo, es posible romper los prejuicios de género, partiendo de educar en las familias al respeto por los demás y no imponer modelos educativos en los que haya roles separados y asignados de quien sirve y quien es servido”.

“Nunca como en este período ha sido tan necesario concienciar y promover la “cultura del respeto” para cada ser humano, con especial atención al respeto por las niñas, niñas y mujeres de todas las edades”, declara Rosaria Avisani de FIDAPA. “Extrañas regurgitaciones dictadas por la ignorancia, el oportunismo y los poderes patológicos están nublando la vida cotidiana de las mujeres en todos los países del mundo y también en Italia. Relanzar el paradigma y el valor del respeto en todos los ámbitos y contextos, no perder nunca la oportunidad, creo que es la primera operación que se realiza y la única herramienta para cerrar las brechas y diferencias de igualdad aún abiertas, como la violencia, la educación, cuidados, trabajo y por supuesto la brecha salarial”.

Es bueno recordar que durante la pandemia de Covid-19 fueron las mujeres las protagonistas: de los 49 millones de personas que trabajan en el sector salud, el 76% son mujeres. Particularmente presente también en los servicios esenciales que se mantuvieron activos durante el encierro: el género femenino representa, por ejemplo, el 82% de los trabajadores de caja y el 95% de los que se dedican al trabajo asistencial y doméstico. Y en trabajos de puericultura y enseñanza de apoyo están al 93%. Aproximadamente el 84% de las mujeres trabajadoras entre las edades de 15 y 64 años se dedican a los llamados trabajos femeninos en la economía: guarderías, trabajos domésticos y de secretaría, comercio minorista, servicios de hospitalidad y turismo. *Puestos que se han visto muy afectados por la pandemia resultante en la pérdida de puestos de trabajo. Y donde se guardaba el trabajo, tenía que combinarse en modo de trabajo inteligente con el cuidado de los niños que luchaban con el aprendizaje a distancia.

Todo esto ha producido una escalada real de la violencia contra la mujer. Con las restricciones a la circulación, y la consecuente convivencia forzada dentro del hogar, se ha vuelto más difícil para las víctimas incluso pedir ayuda a la policía o simplemente llamar al número anti-violencia. “Muchas veces, también por prejuicios y una desconfianza mal percibida hacia la Autoridad, se cree que la denuncia de la víctima no sigue una respuesta adecuada en materia de represión”, señala Paolo Vincenzoni, Comandante del Departamento de Delitos Violentos del ROS. “En realidad, la denuncia, además de la formalidad del acto, es el incipiente no solo al ejercicio de la acción penal, sino, gracias a las revisiones legislativas que se han producido a lo largo del tiempo sobre el tema específico de género, violencia de base y contra las mujeres en particular, de hecho, permite la adopción de medidas preventivas inmediatas e importantes contra los culpables, no solo por parte de la Autoridad Judicial, sino también de la Autoridad Policial. Sólo con la denuncia se puede interrumpir lo que, técnicamente, para los “insiders”, se conoce como el “ciclo de la violencia”, es decir, ese camino cíclico y trágico en su evolución, que en ocasiones se lleva a sus extremas consecuencias”.

El uso a gran escala de la web también ha expuesto especialmente a los menores a formas de violencia online. La violencia, por lo tanto, como se informó en las noticias, no se detuvo. Los últimos datos del Servicio de Análisis Criminal del Departamento de Seguridad Pública de la Dirección Central de la Policía Criminal nos da una aproximación de los asesinatos en Italia – y específicamente aquellos que han tenido mujeres como víctimas – perpetrados desde el 1 de enero al 3 Octubre de 2021 con la comparación del mismo período de 2020. Hubo 219 homicidios (228 en el 2020), de los cuales 91 fueron mujeres (90 en el 2020), cometidos en 117 casos dentro de la familia (113 en el 2020). De estos, 54 fueron asesinados a manos de su pareja / ex pareja (53 en el 2020). “El fenómeno de la violencia de género, incluso antes de la intervención represiva, debe combatirse mediante la promoción de una cultura de género que, de manera sistémica, tenga como objetivo eliminar el patrimonio cultural y la discriminación”, destaca Angela Di Salvo, comisionada de la División de Lucha contra el Crimen, Jefatura de Policía de Roma. “Esta labor de renovación cultural también ha afectado a la Policía del Estado que desde hace cinco años, en el marco de la campaña “Esto no es amor”, viene llevando a cabo el Proyecto Camper. Un equipo multidisciplinario formado por psicólogos, investigadores y operadores de centros anti-violencia acude a los principales lugares de encuentro, plazas, escuelas, universidades, poniendo sus habilidades a disposición de quienes las soliciten, tratando de incentivar el contacto directo con las potenciales víctimas, con el objetivo de informar y ayudar a sacar a la luz casos de violencia tácita u oculta”.

En Italia también hay muchas asociaciones que tienen como objetivo la mejora de la igualdad de oportunidades y la cultura de solidaridad y la ayuda mutua entre las mujeres. Entre ellos, los Estados Generales de la Mujer lanzaron en 2016 el proyecto #panchinarossa, que ahora se ha convertido en uno de los símbolos de la lucha contra la violencia de género. “El objetivo del proyecto es el deseo de recordar a todas las mujeres asesinadas por violencia de género y que han sufrido o siguen sufriéndola. La violencia contra la mujer es una violación de los derechos humanos, que atenta contra la libertad y autodeterminación de la mujer, es discriminación contra la mujer, un trato desigual entre hombres y mujeres. Lamentablemente, aún hoy, a pesar del desarrollo cultural, el progreso técnico, el reconocimiento de derechos y valores, nuestra sociedad está condicionada por una tradición patriarcal y sexista”, comenta Isa Maggi, coordinadora nacional de los Estados Generales de la Mujer.

Las noticias recientes también han puesto de relieve la situación extremadamente difícil de las mujeres en Afganistán, un país en el que los talibanes han recuperado el poder y, en un instante, han deshecho de manera efectiva los grandes avances logrados en los últimos 20 años. Actualmente no hay mujeres presentes en el nuevo ejecutivo. También se han anunciado nuevas restricciones como las de la práctica de determinados deportes. No es mejor en las universidades donde hombres y mujeres están estrictamente separados o en aulas diferentes o separados por cortinas opacas: una verdadera segregación de género. A esto se suman nuevos dictados en la ropa, en los horarios de entrada y salida para evitar la socialización. Una alarma también lanzada por la UNESCO que hablaba del riesgo de una “catástrofe generacional” que haría desaparecer los enormes avances logrados en particular para las niñas y mujeres. A esto se suma una tasa de pobreza del 72% (cifra de la ONU). “La pandemia no ha disminuido nuestra atención sobre la violencia de género”, explica Imma Romano, Directora de Relaciones Institucionales de Codere Italia. “Desde hace seis años, el proyecto Innamòrati di Te ha estado iluminando las cuestiones de género y ahora más que nunca creemos que es necesario enfatizar cómo la pandemia ha hecho que la sociedad sea menos inclusiva. Todos estamos llamados a dar respuesta a los retos que se están planteando en el ámbito de la igualdad de género: las instituciones deben hacer su parte pero también los particulares y las empresas privadas deben tomar todas las acciones para un futuro sostenible. Codere ya ha estado activo en esto durante algún tiempo. La crisis que ha golpeado al mundo debe vivirse como una oportunidad, para poner de manifiesto el valor de la enorme contribución que las mujeres hacen a la sociedad”.

A continuación ofrecemos el video sobre la 11ª edición de “Innamòrati di Te” al completo, en italiano:

Comunicado CODERE ITALIA

Compartir
MACARENA

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados