Publicidad
Deslizar para leer la noticia
Compartir

La nueva legislación se convierte en otra autopista de ventaja y competencia desleal del Juego Público frente al Juego Privado

CEJUEGO planta cara a la deriva que está tomando la tramitación parlamentaria de la Ley de Juego de Valencia

AZARplus

El Director General de CEJUEGO, Alejandro Landaluce y los miembros del Comité Ejecutivo de la Asociación Carlos Duelo (CIRSA), Luis Miguel Cabeza de Vaca (CODERE) y Pedro García (ORENES) convocaron ayer en Valencia a 14 medios de comunicación generalista y a la Prensa sectorial para realizar una denuncia mediática en toda regla: El Gobierno valenciano “no ha contado con el Sector” al introducir una serie de enmiendas al Proyecto de Ley de Juego de la Comunidad que se halla en trámite de debate parlamentario que perjudican de manera extremadamente grave a la Industria. Se trata de una iniciativa muy importante por su nuevo formato que pone de forma directa y abierta al Sector ante la Prensa para presentar una realidad desconocida para la opinión pública y responder en vivo a todas las cuestiones planteadas.

En cuanto a la Ley valenciana, eje en esta ocasión de la convocatoria, estas enmiendas establecerían por un lado nuevas medidas restrictivas que de manera directa y sencilla pueden calificarse con una sola palabra: inviables. Es el caso de la imposición en bares de un mando de control de las máquinas B similar al de las máquinas de tabaco con unos plazos que superan toda posibilidad logística  de realización (3 meses) no solo para el Sector, sino para la propia Administración. “Sería –afirmó Landaluce- algo terrible para la Hostelería, un auténtico colapso”. También la nueva normativa representa la conversión de la Comunidad Valenciana en la de mayor presión fiscal sobre el juego de todo el país con una subida del 10 al 20% de la tasa (sólo dos Comunidades están por encima del 10, con un 11 y un 12%) y, por último y siguiendo la línea de reivindicación presentada por Alejandro Landaluce, es muy difícil de entender la renuncia de la Comunidad de Valencia a su potestad en competencia de juego al dejar que no sea necesaria su autorización para que terminales de SELAE y ONCE puedan instalarse sin este requisito “de manera que incluso podríamos encontrárnoslos no sólo en bares, sino en comedores universitarios”.

Los datos que avalan esta postura de CEJUEGO y que fueron facilitados a los medios de comunicación pueden encontrarlos nuestros lectores en la reproducción adjunta del Comunicado facilitado por la propia Asociación, y a ellos se sumaron en la Rueda de Prensa consideraciones de tanto peso como la injusticia de la retroactividad de nuevas medidas en las distancias entre Salones (que pasa de 700 a 1.000 metros o de Salones a Colegios, que pasa de 150 a 250 metros) sin tener en cuenta situaciones anteriores, de modo que muchos establecimientos podrían verse desautorizados a pesar de haber cumplido durante largos años toda la reglamentación: “Es algo que carece de rigor legal y crea una enorme inseguridad jurídica”.

Carlos Duelo explicó los mecanismos de control de acceso de menores al juego privado “de tal manera que no hay el menor motivo de alarma tras haberse realizado 50.000 inspecciones en el país”, lo que corroboró Pedro García afirmando el espíritu de “tolerancia cero” del Sector con los menores y reivindicando el rigor de los datos de la DGOJ sobre juego conflictivo (0,3%) frente a los de “otras entidades que carecen de los medios y la tecnología para presentar cifras fiables”. “Somos sensibles ante el problema –afirmaron los dirigentes de CEJUEGO- porque ese 0,3% son muchas personas, y por eso contribuimos en todos los planos a la solución y en primer término económicamente con una aportación a escala estatal de 1.200 millones de euros y en concreto en la Comunidad de Valencia de 140 millones”.

Luis Miguel Cabeza de Vaca fijó la gravedad de la situación, ya que con el mapa en la mano los nuevos límites de distancias podrían representar una cifra tan alarmante “como que un 50% de los locales de Valencia quedaran abocados al cierre”. Asimismo delimitó las diferentes características de la tributación según juegos y subsectores y explicó la monitorización fiscal del juego online por cada una de sus plataformas y el surgimiento de ofertas de ubicación como las de Ceuta y Melilla “para corregir los paraísos fiscales de los que tanto se ha hablado”.

También los integrantes de esta Rueda de Prensa dieron respuesta a cuestiones ya tópicas como la de “los barrios pobres” al exponer que los establecimientos de juegos se “abren con los mismos criterios que cualquier otro establecimiento de ocio: respondiendo al del paso de la gente por las calles en cuestión y a razones de inversión que pueda soportar el negocio, porque por ejemplo el Madrid resulta prohibitivamente costoso explotar un local en la calle Serrano”.

Por último a preguntas de AZARplus sobre la razón de fondo de unas enmiendas a la Ley de Juego de Valencia que, de forma casi repentina,  presentan serias restricciones normativas y un sorprendente aumento de la presión fiscal, Alejandro Landaluce dejó la cuestión en el aire de forma relativa y sutil: “Quizá sólo podemos inferir que las limitaciones al Juego Privado son una puerta abierta a nuevas aspiraciones del Juego Público”.

Compartir
NOVOMATIC

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados