Compartir

Presentamos el número 35 de la Revista AZAR, un nuevo capítulo repleto de acontecimientos en la apasionante historia de nuestra amada Industria Privada del Juego

Aquel efervescente Verano de 1987…

AZARplus

En el mes de Julio de 1987 todos los profesionales del Juego vivíamos entre sudores, calores y palpitaciones sectoriales a galope tendido… La crónica de lo relatado en el número 35 de la Revista AZAR refleja la justa correspondencia entre la temperatura de aquel tórrido Verano del 87 con los altísimos grados de efervescencia y esperanza que se reflejaban en nuestra querida Industria Privada del Juego.

Digamos ya y sin más dilación, que muchas de las ambivalencias y contrasentidos de hoy se daban ya en aquellos lejanos días de hace treinta y dos años. En el terreno de la Administración, por ejemplo, llamaba la atención la “chapuza política” catalana que había nombrado Director General a un Xavier Patxot, auto-declarado insolvente, que finalmente tuvo que dimitir de forma vergonzosa tal y como informaríamos en otra edición posterior de AZAR. Algo muy distinto a lo que estaba sucediendo en esa gran Autonomía Andaluza, que ya era el imprescindible motor de funcionamiento sectorial que todavía es. En aquel Verano de 1987 la Empresa FARESA, auspiciada por la Junta de Andalucía y presidida por Joaquín Franco, ofrecía el resultado de sus primeros seis meses de vida con un beneficio de 55 millones de pesetas…Muchos millones en aquella época que, sin embargo, eran pecata minuta comparados con los valores de lealtad, empresariales y humanos que atesoraba aquella mítica Sociedad tan magistralmente conducida…Y es que el Presidente de FARESA y de RECREATIVOS FRANCO se comportaba haciendo honor a la insuperable Historia que estaba construyendo junto a su hermano Jesús…

En aquel número 35 de AZAR asegurábamos que los hermanos Franco habían comprado el 25% del Casino de Cádiz a la Empresa sueca CHERRY FORETAGEN en un Acuerdo que también se abría de par en par a la alta tecnología de RECREATIVOS FRANCO en Yugoslavia, país donde la CHERRY ostentaba el monopolio de las Máquinas de Juego…Solo unos meses más tarde, AZAR ofrecería en Exclusiva a sus lectores las imágenes e información sobre la compra total del Casino de Cádiz…Ciento veinticinco millones por el 75% que les faltaba a los Franco.

Pero no todo eran alegrías…En Mallorca un tal Daniel Soler, que había reconocido explotar un local clandestino, se destapaba públicamente con declaraciones sobre sobornos y extorsiones en las que se implicaba a diversos agentes policiales. Una de las muchas serpientes de verano que acabaron pasando sin pena ni gloria en el interés sectorial. Aún así, el Sector veía con preocupación las percepciones que algunos políticos tenían sobre la actividad, como la expresada por el conocido Diputado Comunista Ramón Tamames, al asegurar en el Congreso que “La degradación de la Sociedad Española está en buena medida ligada al tema del Juego”…Como pueden comprobar nuestros lectores ser Catedrático de Economía o Presidente de Asociación Ludopática ni inmuniza, ni evita la humillación intelectual inherente a la estulticia…Y así, seguimos…a pesar de todos los pesares…

Hoy, como ayer, éramos nosotros y los demás de la competencia… El Dirigente de la ONCE, Rafael de Lorenzo, disertaba en el prestigioso foro del Club Siglo XXI, exigiendo y con razón la Ley del Juego que nunca terminaba de llegar…Lo que sí nos alcanzó fue una urgente Ley sobre la potestad sancionadora de la Administración en materia de juegos de suerte, envite o azar…Una ley de obligaciones exenta de muchísimos derechos para la Industria y sus clientes, nacida para poder imponer legalmente multas al Sector tras una reveladora sentencia del Tribunal Constitucional…Un Decreto-ley 2/1987 de 3 de julio, cuya crónica del debate parlamentario con su transcripción literal incluida, eran puestas en las manos de los dirigentes de FACOMARE apenas un par de horas después de haberse producido. Todo un alarde de nuestro actual Editor de Honor, en unos tiempos exentos del prodigio de Internet…

Aunque para prodigios, la increíble remodelación de ANESAR que puso en marcha el gran Pablo Arranz…En aquellos días supo acoplarse a la normalización asociativa que exigía el nuevo Reglamento de la Administración Central. Todavía hoy resuenan los argumentos y el entusiasmo de los debates protagonizados en la Asociación Nacional de Salones, donde podía escucharse la voz de Pablo Arranz junto a las de otros hombres míticos que ya no están entre nosotros, como José Antonio Penadés o José Antonio Martínez Hidalgo…Y en este capítulo de lo prodigioso cabe incluir el nacimiento de ASEDICO con su Comisión Gestora formada por Teresa Quijano, Félix Reijía, Abelardo Mato y Nino Carbonero. Una flamante Asociación de Empresas Comercializadoras que decidió desgajarse de las filas de FACOMARE por 12 votos contra 9 y dio mucho que hablar en los años sucesivos…

Con todo, el tema prioritario de confrontación y debate de aquel mes de julio de 1987 seguía siendo nuestra Exclusiva sobre los cien mil permisos de explotación que “se  colaron” antes de la entrada en vigor del nuevo Reglamento…Siempre oportuna y valorando la actualidad, nuestra Revista AZAR convocó una Mesa Redonda no jerarquizada a la que asistieron todos los Empresarios más importantes del Sector y ,por supuesto, el hombre que entonces mandaba en la todopoderosa Comisión Nacional del Juego, José Ignacio Cases Mendez… Y, como era habitual en él, no nos defraudó…

Aunque debemos dejar para el mes que viene los comentarios sobre aquella Mesa Redonda, no queremos despedir el número 35 de la Revista AZAR, sin hacer referencia al éxito de las Boleras de Félix Hernán, ni al crecimiento irresistible de CIRSA en su Verano GUAY, ni mucho menos los incontables triunfos de Empresarios como Rodolfo Bacaicoa, Jaime Sanahuja, Eduardo Morales o Pascual Esclapez… Y como guinda final, recordar a nuestros lectores que en este Verano de 1987 la Audiencia Territorial de Gerona tuvo que recurrir al Código de Alfonso X el Sabio, también llamado el estrellero, para justificar una condena de dos años y cuatro meses al súbdito alemán Born Gerhard Weber quien había hecho trampas en el Casino Castillo de Peralada de Gerona al trucar las celdillas del 13 al 18 de una Ruleta en junio de 1980 y ganando más de veinte millones de pesetas, en apenas media docena de horas de juego…Lo que se conoce como método Carnec hubo de ser sancionado en España con un Código de 700 años de antiguedad , lo que da una idea muy clara de cómo estábamos protegidos en aquel caluroso Verano de 1987…Sigan, pues, atentos a la pantalla porque todavía nos quedan 32 trepidantes años de Historia que relatarles…

Compartir

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados