Publicidad
Deslizar para leer la noticia
Compartir

Magnífico artículo de opinión de José Antonio Gómez Yáñez

Algunas conclusiones sobre la mesa redonda de políticos en el Congreso de ANESAR

Jóse Antonio Gómez Yáñez

Ante todo, debo agradecer a ANESAR su confianza al encargarme la moderación de la Mesa Redonda con representantes de los Grupos Parlamentarios en su VII Congreso.

José Antonio Gómez Yáñez

El legislador no ha entendido el juego e impone medidas desproporcionadas”, esta frase de Miguel Ángel Blanes resume bien el sentimiento de los empresarios del juego acerca de las regulaciones sobre su sector (Azar, diciembre 2018, pág. 27). A partir de aquí, la Mesa Redonda programada por ANESAR fue una excelente acción de “lobby” que puso en contacto a empresarios del juego con diputados de los cuatro partidos nacionales. Sus Señorías dieron gran importancia a este encuentro, simultáneamente había Pleno en el Congreso, todos tenían excusa evadir la cita. Observé que todos vinieron con intervenciones preparadas. ANESAR ha abierto una vía de comunicación y conocimiento que las patronales que representan al juego deben alimentar y cuidar. No es lo mismo reuniones privadas que lograr que los partidos acepten una mesa en la que todos participen y que se sientan cómodos en una reunión con casi trescientos empresarios del juego.

Varias conclusiones parciales:

  1. Para los partidos, en este momento, el juego está en la agenda como un potencial problema de salud. Así pues, es fundamental que el sector muestre su compromiso para controlar las variables de juego problemático, con estudios anuales, como los que patrocina Codere desde hace años, y con un seguimiento sistemático de los datos de las consejerías autonómicas de salud sobre la ludopatía diagnosticada. Me permito sugerir un compromiso público, plasmado en un documento, de todas las patronales sectoriales, para mantener esta vigilancia y mantener a España en tasas de juego problemático inferiores al 0,5%, esto es, entre los cinco países con menores tasas del mundo. En caso de que esto se sobrepasara se deberían aplicar automáticamente medidas pactadas entre las patronales y las empresas y comunicarlo a los Grupos Parlamentarios y reguladores autonómicos. Mejor tomar la iniciativa.
  2. Los portavoces parlamentarios mostraron su preocupación por el eventual acceso de los menores de edad al juego online o a salas de juego (también de los autoprohibidos). La única forma de despejar esta preocupación es recopilar y publicar los datos de las inspecciones de la DGOJ y de las consejerías autonómicas. Y, como está haciendo BACTA en Gran Bretaña, crear un sistema de “cliente misterioso” que permita dar datos propios sobre este tema.
  3. Los parlamentarios mostraron su preocupación por la publicidad del juego, creo que consiguieron deslindar entre el juego presencial y el online. Hablaron del próximo Real Decreto que la regule, que plausiblemente limitará horarios, mensajes y la presencia de personas conocidas. Se ha fijado la idea de que esta publicidad es excesiva y agresiva. Las empresas que la emiten deberían tomar conciencia de ello y adoptar pronto las medidas oportunas, o las regulaciones serán más restrictivas y dañarán al conjunto del juego (Me quedé con ganas de preguntarles sobre la saturación y agresividad de la publicidad de perfumes en estos días, con modelos y personajes conocidos).
  4. Todos los parlamentarios señalaron como sus fuentes de su información sobre el juego las asociaciones de perjudicados, la literatura científica y los estudios universitarios (especialmente la portavoz de Ciudadanos) sistemáticamente enfocados en los aspectos problemáticos del juego. Ninguno mencionó que ninguna patronal del juego les pasara información regular sobre el sector, salvo alguna reunión. Las referencias al juego como actividad empresarial fueron vagas, la portavoz del PP concretó más en este sentido. A estas alturas, el sector debe reconocer que las asociaciones de afectados son mucho más eficaces para generar opinión en los decisores públicos que las empresas. Han logrado desatar el clima que vivimos. Creo que se trata esencialmente de saber qué hay que comunicar y crear canales de comunicación regulares. Las intervenciones de Sus Señorías mostraron que esto no se ha conseguido (la mesa redonda de responsables de medios de comunicación en Valladolid, el pasado noviembre, mostró que tampoco se ha conseguido con estos medios). Es verdad que los afectados, por así denominarlos, tienen historias tristes que contar, pero las empresas del juego tienen buenos datos que pueden traducirse en buenas historias, si logran tejerlas, y deben gestionar su influencia. Las empresas del juego deben convertirse en emisores creíbles de información sobre su sector.
  5. Todos los portavoces se mostraron dispuestos a aceptar y considerar propuestas de las patronales para sistematizar, digámoslo así, el sector. Aunque el trabajo diario devora el tiempo, se abrió una oportunidad para una reflexión en común sobre el sector que pueda ser llevada a los grupos parlamentarios. Las demandas habituales pueden transmitirse a los partidos si se hace un esfuerzo de sistematización y acuerdo. Esta puerta parece abierta.
  6. Es lógico que los diputados contemplen el juego a través de sus ideologías. Hay partidos más inclinados a verlo como una actividad económica convencional y otros que lo ven desde la óptica de un capitalismo que pretende conseguir beneficios. Toca a las empresas mostrar que sus clientes son importantes, que se respetan las leyes (claro), que hay elevados estándares de protección de sus consumidores y que tiene rendimientos positivos para la sociedad en forma de impuestos especiales, impuestos a las empresas, cotizaciones sociales, empleo, responsabilidad social corporativa, etc. No hay subestimar los problemas de nadie, pero la esclerosis múltiple, por ejemplo, con 47.000 pacientes y 1.800 nuevos casos cada año, el 70% de ellos mujeres, es un problema social, y una enfermedad ante la que los afectados nada pueden hacer, no es un problema de comportamiento. Colocar las cosas es su orden y magnitud también es un problema de comunicación.
  7.      En el debate posterior, una pregunta de Don Antonio Pulido tocó la contraposición juego público y privado y su relación con el juego problemático. Me permití salir de mi papel de moderador y señalar que entre los juegos que más juegan las personas diagnosticadas de problemas de juego, los públicos están al nivel de los privados. No es bueno contraponer a SELAE y ONCE con las empresas privadas de juego, pero conviene afirmar que si la política decide priorizar esta vertiente, no es un problema sólo de las empresas privadas. Más abajo un cuadro del denominado “informe clínico” de la DGOJ, disponible en su web, en la pág. 30, es un estudio con una muestra de 512 individuos diagnosticados de adicción, sobre los juegos que practican:

José Antonio Gómez Yáñez

José Antonio Gómez Yáñez

Profesor de Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre

* Campos obligatorios
** Los comentarios deben ser moderados, en muy poco tiempo, serán validados