Compartir

A PROPÓSITO DEL PUNTO FINAL DE LA FUNDACIÓN CODERE

AZARplus
Lágrimas entre la lluvia…

por Juan Manuel Ortega

AZARplus.- Pensar que la tristemente encallada o desaparecida Fundación Codere era solo un Anuario puede ser equivalente a creer que todos los problemas de esta vida se solucionan con un plato de lentejas o treinta monedas de plata…El árbol siempre tiene una existencia más allá de los frutos que produce, constituye el pequeño o gran universo en cuyo seno se fragua el milagro cotidiano de la vida y, por eso, ni la Ciencia más avanzada ha sido capaz de crear manzanas o limones en un tubo de ensayo…

Quiero decir que auspiciar, tutelar o financiar las nuevas ediciones del Anuario podría parecer tan fácil como pintar la famosa paloma de Picasso…Todos ustedes y yo mismo podríamos hacerlo con extraordinaria perfección, pero de ahí a creer que tenemos el mismo talento del pintor malagueño media un gran abismo…Aproximadamente el mismo que existe entre una verdadera obra de arte o una vulgar copia con pretensiones de hacerla brillar gracias a una celsitud inexistente…

Hace casi diez años, la Fundación Codere nacía como consecuencia del talento de un Consejo de Administración comprometido con una Excelencia capaz de desbordar las anchuras estrictamente contables del Sector…y ahora, otro Consejo de Administración distinto ha dado un hachazo a la reputación de esa misma Empresa…No hay eufemismo posible para tratar de ocultar estas dos evidencias…Y por mucho que se empeñen en poner en pie los nuevos Anuarios, ni serán el fruto de una benigna Epifanía, ni los podrán aquilatar con los ” cómo ” y ” para qué ” al haber hecho desaparecer el contexto que los hizo posible…esa parte, tan primigenia como fundamental, del extraordinario trabajo desarrollado por la Fundación…Y que conste que no estoy diciendo que no se haga, simplemente advierto mi convicción de que ya nada será igual…Algunas decisiones probablemente poco inteligentes acaban sintiéndose como si fueran lágrimas entre la lluvia…En esta confusión, pierde Codere, pierde la Industria y perdemos quienes luchamos para desenmascarar las fantasías estadísticas con las que diariamente se ataca al Sector…

Tal y como ayer hiciera José Ignacio Cases en su carta de despedida, yo también voy a citar a Wittgenstein para finalizar este Editorial : “La arquitectura exalta algo. Por eso, allí donde no hay nada que exaltar, no puede haber arquitectura

Compartir
NOVOMATIC

3 Comentarios

  1. Imagino que ahora CEJUEGO, ASESFAM O el CLUB les ficharan y crearan con ellos otra FUNDACION.

    Porque estos Señores si que saben vender a la opinión publica y los medios nacionales el sector del JUEGO.

    Veremos lo que pasa.

Dejar comentario

¡Por favor, introduce un comentario!
Por favor, introduce tu nombre